Iniciamos con un saludo y presentación

Un día en mi vida…

Espero compartirles en esta entrada algo sobre mí, que pueda darles idea de quién está escribiendo estas letras, códigos que ingresan por tus ojos, que el cerebro identifica, que conjunta las sílabas y las palabras, los conjuntos de palabras, identifica el significado, las ideas que quiero compartir.

Soy mexicana, originaria de Guadalajara, Jalisco, la segunda ciudad más importante de nuestro país. Somos alrededor de siete millones, contando la Zona Conurbada de Guadalajara (esta ciudad y municipios aledaños, que ya son como ciudad). Tengo 27 años, me gusta aprender, desde chica me gustó estudiar, convivir en la escuela… jugaba con mis hermanas a ser la maestra… y bueno, voy descubriendo que la modalidad en línea y más aún, la red, la cibercultura es algo que me apasiona, por sus posibilidades, por la emergencia (incertidumbre de qué vendrá en el futuro), las utopías detrás de la mediación, interacción, prácticas…

Algo de mi interés que casi nadie sabe… me gusta coser. Mi abuelita me heredó una máquina de coser y algún tiempo tomé clases de corte y confección. En la secundaria fue uno de los talleres que cursé. Creo que un reto ahora es dedicarle tiempo a estos otros oficios y aficiones que he dejado un poco de lado, como la pintura. Esta foto es de mi máquina para coser, verán un reloj que también me regaló mi abuelita:

El alma de las cosas
El alma de las cosas

¿El alma de las cosas o nuestra alma en el reflejo de las cosas?

Bueno, pues seguimos cosiendo este traje en el TRAL… primero compartiremos sobre las piezas que queremos confeccionar. ¿Qué quiero aprender? Más sobre las redes, sacar una radiografía de mi entorno personal de aprendizaje, tomar distancia, enriquecerlo, aprender de las y los compañeros, de los asesores, de experimentar esta abundancia y caos en la red internet y en la red de personas. Esto demandará tiempo, me gustaría disfrutarlo, sortear el agobio que pueda llegar a sentir ante la cantidad de información, actividades, trabajo… me gustaría cambiar ese aspecto de mi rutina de aprendizaje. Y aprender también para acompañar a otras profesoras y profesores de la universidad donde laboro en esta experiencia de entretejer redes, incorporar críticamente los medios digitales, revisar las prácticas… innovar. Gran palabra, a veces me asusta. Y bueno, a probar, equivocarse, aportar, compartir.

En el TRAL estamos participando varios compañeros y compañeras del Equipo Asesoría en Red, del Centro de Aprendizaje en Red del ITESO, Universidad Jesuita de Guadalajara. Les dejo una foto de nuestra oficina donde trabajamos.

Oficina Equipo Asesoría en Red

El yo del futuro que se asoma… y desea encontrarme con otros y otras, crear en colaboración, y preservar los nodos de la red para continuar compartiendo.

Les recomiendo este video, de Jorge Drexler, “Mundo abisal”. Que logremos ser “escafandristas”, en este mundo abisal de la red. ¡Que la disfruten!

#EDCMOOC ¿Sobrevivir y aprender en un curso abierto?

Brevemente les comparto que sentí tristeza y cierta frustración al no poder seguir el ritmo del EDCMOOC, propuesto por la Universidad de Edimburgo, ofrecido desde coursera. Sin embargo quiero rescatar aspectos que me parecen importantes sobre la experiencia:

  1. De cómo sobrevivir a un MOOC. Una voz sabia me dijo que lo importante, o una competencia a desarrollar en esta vorágine de información, participación, recursos… era crear conexiones. ¿Con quiénes quiero compartir y según qué propósitos míos de aprendizaje, de vivencia? Las conexiones que perduran…
  2. Los materiales interesantes y detonadores. VIdeos que ejemplifican, que abren la reflexión, que ponen el acento en utopías o distopias sobre educación. Recursos sobre educación y sobre las ciberculturas o las culturas red. En especial me gustó mucho el texto de Johnston sobre metáforas e internet. Alcancé a reseñar algunos videos.
  3. Los ejes conceptuales utilizados. Me pareció especialmente potente el eje utopías y distopías sobre las prácticas mediadas por tecnologías, o en internet, o de la red. Me parece que los discursos y las prácticas llaman a unos y a otros, a esperanzas, sueños, anhelos y también temores sobre la internet, éstas herramientas tecnológicas y sus impactos en nosotros, en nuestro medio. El determinismo tecnológico y sus variantes me anima a estar alerta de mi propia palabra y de lo que nos comparten los y las profesoras en el día a día. ¿Cómo este determinismo limita nuestra agencia? ¿Cómo cuestionarlo? Asumir para construir… Aquí comparto el enlace al material compartido desde el EDCMOOC. Además, una vista al pasado “reciente”, al “futuro” y luego al ser humano y al transhumanismo. Regresamos a las preguntas básicas, ¿quiénes somos? ¿qué queremos?… ¿Cómo esto nos mueve, hacia dónde, para qué…?
  4. La inteligencia colectiva en acción. De pronto caos, de pronto me llegó la angustia de ver cómo, tras unas horas de iniciada la semana, ya existía actividad constante en los foros. Ni hablar de la comunidad de “estudiantes” (practicantes, diría yo), que desde meses antes armaron conversaciones, “artefactos conceptuales”, redes, grupos y comunidad para compartir, aprender y charlar sobre el EDCMOOC, los temas, creaciones y otros temas más (el idioma, por ejemplo y la ubicación fue un factor para reagruparnos, qué pasaba en otros MOOCs, compartir saber sobre herramientas “potentes” para la creación de artefactos digitales…, ayudar con tareas o indagaciones de sus estudios de maestría). Se produjo una cantidad infame de información, comentarios, conversaciones, artefactos, más de lo que había tiempo de procesar, mucho más. Elegir era una clave, tener preguntas, enfocarse… y compartir, no perderme de eso… Inteligencia colectiva, me queda claro que el todo fue más que la suma de las partes.
  5. Discusiones en Twitter. Organizadas por los y las participantes, en torno a cuatro preguntas clave (15 min. para cada una), con varios moderadores (encargados de Retwittear, comentar a los participantes, colocar la siguiente pregunta, sacar estadísticas…). Logré participar en dos de ellas y en una logré mantener, crear, hilos de conversación. Me propuse aportar en esa ronda, lo hice. Me sorprende esa lluvia de ideas intensa, continua, de acceder a otras “mentes” y preguntar, conversar, a una velocidad impresionante. La velocidad también es información, no sé quién dijo por ahí… Una memoria de esa participación, donde ubiqué a quiénes seguir, donde compartimos, está aquí. Estas conversaciones le daban mucha vida al proceso, así me parece. Motivación, compartir… ImagenMural, a un costado del GAM, Museo Gabriela Mistral. Santiago de Chile.
  6. Creación de artefactos, imágenes, videos, distintos elementos. Me gustó la integración de distintos tipos de elementos a la reflexión, videos, imágenes, artefactos creados por los y las estudiantes (énfasis en la creatividad, en el respeto a los derechos de autor, en el remix…). Ejemplo de padlet , Galería en Flickr sobre imágenes de utopías, distopías, reflexiones de los EDMOOCeros,
    Varios artefactos digitales creados por participantes del MOOC “E-learning and Digital Cultures” de la Universidad de Edimburgo, entrega final que recupera su reflexión: http://padlet.com/wall/edcmooc_artefact
  7. Asesoría y coevaluación de parte de los pares. La asesoría a la entrega final del artefacto se dio entre pares. ¿Qué tipo de mediación utilizaron?
  8. Sesiones sincrónicas. Interesantes los distintos puntos de vista desde los cuales los profesores y profesoras, sobre el MOOC numeralia, los grupos alrededor, los temas, lo que les llamó la atención de la interacción… un moderador, cuidando los tiempos. Lo que vendría en la siguiente semana.
  9. El Quad Blog. ¡Compañeros, discúlpenme! Ya no alcancé a seguirlos, pero agradezco sus comentarios. El Quad Blog como estrategia para dar seguimiento entre compañeros, enfocarse en un pequeño grupo y turnar las aportaciones. Da un poco más de seguridad que enfrentarse a la marea de miles de entradas de blog… aunque conviene no perderse de asomarse a otras experiencias.
  10. ¡Qué envidia! ¡Qué curiosidad! Ver lo que se produjo… ¿Qué resultará de ese experimento metodológico? Convocar a tanta gente… ¿qué fotografía les reflejó, qué mapas sobre la forma de intelegir, de practicar, de preguntarse, de percibir el aprendizaje, la red, lo abierto, la inteligencia colectiva, las ciberculturas?

Y la invitación a continuar. También a pararme en los zapatos de los y las otras, cuando ya vemos venir la ola de lo “no hecho” en los cursos virtuales, cuando el agobio le gana a la motivación. Valoro lo aprendido y la oportunidad de coincidir.

¡Seguimos!
Lorelí P.