#edcmooc | Redefinir “lo humano”

Una mirada futurista, otras más actuales, son las invitaciones de la semana 4 del #edcmooc. Primero, con un acercamiento al posthumanismo crítico. Aprovecho para traer una idea que se vuelve a repetir en el artículo de esta semana: el humanismo con su ideal de lo que significa ser hombre y su componente liberal, ha implicado la negación de otras maneras de ser humano y no ha terminado por conducir a ese ideal de justicia y equidad. El post humanismo crítico es un proceso, un cuestionamiento del proceso del humanismo que no significa negarlo o deshumanizar, sino deconstruirlo y discutir esas incongruencias, omisiones, el control sobre las ideas, el antropocentrismo, las estructuras que reproducen prejuicios e inequiedades y las prácticas. ¡Qué complejo! Dejaré breve la mención porque creo que es necesario dejarla asentar… o divagar. Pero me parece muy pertinente o atinado repensarnos… dice el artículo, que a partir de sabernos una especie con rasgos más allá de lo natural, con herramientas, técnicas y tecnologías y con serios problemas a asumir, por ejemplo, la sustentabilidad y las grandes injusticias… ¿qué somos y quiénes queremos ser? ¿Para qué? ¿Para cuál o cuáles proyectos?

Y es en ese momento que recuerdo a conocidos que luchan por distintas causas, por esas maneras diferentes de habitar una ciudad, por la crítica exploración de la red, por ese viajar por el mundo paso a paso… y leo en estos tiempos un fuerte cuestionamiento al sistema establecido. Un fuerte cambio está fragúandose… “Pasará y encima del hombre y el hambre”…  (Pasará, Jaiver Ruibal). Otra canción podría ser el “Déjate caer” de Café Tacvba o bien esta otra de Ruibal:

“Ven, pon tu mano en el vientre
parturiento de la tierra,
que algo nuevo está naciendo
y es el hombre de este tiempo
que apenas se despereza.”
Al amor“, de Javier Ruibal

Luego viene el transhumanismo, radical y con varios aspectos qué cuestionar, supone que seremos mejores y más humanos si aumentamos nuestras posibilidades con las tecnologías, para escapar a las limitaciones del cuerpo, de la atadura a la tierra, las enfermedades, alcanzar otros desempeños cognitivos. Aquí comparto la declaración. Como contraste me parece interesante el ejercicio. ¿Cuál sería el rol de la educación institucionalizada o no formal en un mundo configurado por el transhumanismo? Cyborgs podrían ser profesores, la información sería procesada de otras maneras, la interacción… sin embargo las cuestiones éticas y la toma de decisiones, las relaciones, seguirían estando presentes… ¿o no?lecturas-en-red-edcmooc

Más allá de estos futuros me quedo con el contraste, “Is Google making us stupid”, artículo acerca de la preocupación por los cambios en las formas de leer, y de conocer, a partir de las prácticas en la Internet. Y aquí estoy, leyendo el artículo y subrayando en Diigo cuando aparece un mensaje comercial aludiendo a estos cambios en internet y si yo y mi red estamos listos… Es una empresa que ofrece servicios de telefonía y conferencias en línea, entre otros sistemas. *Por cierto, que cuando escucho hablar al teléfono de esa compañía, parece un cyborg hablándome del “unity conecction”.

Las preocupaciones expuestas este artículo acerca de perspectivas de la educación me hacen considerar los hábitos que se modifican por las prácticas en red, y recordé la observación de Baricco acerca de este surfeo como estrategia de navegación de los “bárbaros”. El escritor se pregunta por la capacidad de concentración y profundidad, y por la intención de distracción que podría estar ligada a intereses económicos. Por Google, sus aspiraciones y la falsa neutralidad de los algoritmos de búsqueda y de las herramientas. Sin embargo, me parece que se asoma un dejo de darle autonomía a las tecnologías y un determinismo que nos llevará inevitablemente a dejar nuestra mente y cognición a la red internet. Recordemos que hay prácticas sociales que atraviesan estos medios, que vale la pena experimentar hacia concretar la inteligencia colectiva y procesos distribuidos de participación, que me sorprenden las formas de organización en red que pueden hacer frente a los poderes establecidos (como recientemente ha sucedido en mi país, ante la tragedia de la desaparición forzada de 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, las protestas y la interacción de la calle a la red y viceversa, los memes, el tejido de la red en Twitter, la red social humana para cuidarnos, para exigir…).

También preguntar, ¿cómo es que Google podría llegar a saber cómo estamos significando o construyendo conocimiento a partir de nuestras búsquedas? ¿Sería posible imitar o crear inteligencia artificial para la creación artística? ¿Qué nos define, como humanos? El misterio vuelve a aparecerme, la tragedia y la comedia diría un amigo en red… la capacidad de disfrutar, de reconocernos, de crear vínculos, de conocer nuestro mundo… Y la pregunta por esas transformaciones en términos de la cognición, de los espacios de encuentro intersubjetivo, de expresión y entendimiento que estamos presenciando, que presenciaremos y que como partícipes de la educación tenemos la responsabilidad de reflexionar acerca de…

Quedan más preguntas abiertas y una sensación de nube alrededor… al repasar este tema.

Invitados e invitadas a comentar… Teacher bot, tú también.

Anuncios

Memoria, olvido y naturaleza humana

No quisiera un fracaso en el sabio delito
que es recordar.
Ni en el inevitable defecto que es
la nostalgia de cosas pequeñas y tontas (…)
Silvio Rodríguez, “De la ausencia y de ti“.

Inicia este blog de conversa, un sitio público para compartir algunos pensamientos, observaciones, sentimientos en esta era digital. Todavía recuerdo y tengo por ahí el diario que mi papá me regaló cuando cumplí nueve años. Escribía cómo me había ido en el día, cuando me enojaba con alguna de mis hermanas, con mi papá o mamá, si jugábamos… Blog o diario, bitácora personal en línea, aquí trataremos distintos temas sobre todo los relacionados con aprendizaje, tecnologías, red y esta nueva era. Quiero conservar todavía mi diario personal a parte de la red.

A propósito, ayer conversaba con una amiga sobre la privacidad, la intimidad y Facebook. Entre tarea y tarea, sin querer y al asomarme a Facebook me entero de la vida de compañeras de escuela, sin necesitarlo; ahí hay una ventana a la vida de los demás… y a la mía. ¿Pérdida de nuestra intimidad? Un simple saludo en Facebook es la oportunidad de contactar con personas que en el cotidiano sería más difícil o no buscaríamos, pero, me decía mi amiga, ¿por qué no un correo en el que charlemos largamente? ¿Estamos ante una “banalización”  de lo cotidiano, de la amistad?

Más allá del pesimismo o el optimismo exacerbado, es necesario considerar las preguntas, cambios y transformaciones de lo digital a la permanencia de ciertos datos, el registro de lo cotidiano (López de Anda, 2010), la memoria y el olvido… Les comparto el siguiente artículo, breve de tres páginas, donde Ernesto Hernández Busto, nos propone una breve pero profunda reflexión al respecto de la “Memoria y olvido en la era de Internet“. Agradezco a la clase “Prácticasculturales y espacios sociales” por sugerirnos esta disfrutable lectura.

Imagen del personaje Funes, que lo recuerda todo, en la ficción de Borges.
Funes el memorioso, http://lapasioncultural.blogspot.mx/2011/01/irineo-funes-el-memorioso.html

En verdad que creía que si llegara a recordar todo, todo lo sucedido todos los días, lo que cada persona con la que charlo o escucho dice, podría analizar el discurso, seguir los trazos, intenciones…, sólo sería cuestión de esforzarme, de desarrollar la memoria… si hay personas que luego cuentan con afán de detalle sucesos en los que participé y no me acuerdo… ¡qué afán! El olvido tiene su función natural, la atención y memoria es selectiva y es saludable que así lo sea. Claro, no estoy en contra de la expansión y desarrollo de habilidades… pero el artículo pone el acento en cuestionar toda esa información y datos que están siendo almacenados en internet, sobre nuestras búsquedas, opiniones y más, en manos del ciberespacio, de las compañías, de quien quiera y sepa buscar y recopilar todo esto. ¿Qué le implicará a la humanidad como tal esta acumulación de datos y memoria externa permanente? Sobre todo si consideramos la falta de transparencia social, los poderes en pugna, la represión de los Estados…

En fin, regresa un poco de paz a mi alma al reconciliarme con este deseo o afán de recordar todo y al mismo tiempo con el deseo de atesorar sólo lo que elijo, con más o menos conciencia.

Aquí está el cuento de Borges al que refiere el artículo, sobre un personaje que padece una enfermedad que hace que, a partir de los 19 años, lo recuerde todo.

Les dejo también la entrevista del 14 de agosto de 2010 con Eric Schmidt, de Google (vía The Wall Street Journal).

¿Cómo estamos aprendiendo a manejar estas implicaciones en nuestra “navegación” e interacción por internet? ¿Cómo hacerlo parte también de los procesos formativos y las competencias mediacionales para esta sociedad de la información? Esta misma reflexión, está quedando patente en este espacio…