Un nuevo comienzo, #CDigital_INTEF

Es un gusto saludarles, mi nombre es Lorelí Padilla. Soy mexicana y trabajo en el ITESO, universidad jesuita en Guadalajara, México.  Apoyo en la asesoría y formación de profesores a nivel universitario, y la creación de ambientes no formales para la conversación y la reflexión sobre el aprendizaje, la universidad y la red; como parte de las estrategias del Centro de Aprendizaje en Red.

Valoro mucho el trabajo colaborativo, la búsqueda de caminos congruentes para concretar nuestros sueños, la lucha por un país y un mundo mejor. Me gusta leer, estudiar, andar en bici, escuchar música, bailar, navegar en la red… y en especial los cursos MOOCs me gustan por ese caos y encuentros azarosos con personas y con recursos, con discusiones… a la vez es un desafío, pero me entusiasma la oportunidad de sumarme a una lluvia de pensamientos-afectos acerca de temas que nos ocupan y preocupan, en este caso, el desarrollo de competencias digitales en las instituciones educativas.

Si quieren asomarse a algunas de las actividades que promovemos en el CAR, les comparto: agora.iteso.mx y asesoriaenred.iteso.mx

Patio interior, casa museo La Chascona, de Pablo Neruda. Santiago de Chile.
Patio interior, casa museo La Chascona, de Pablo Neruda. Santiago de Chile.

¡¡Muchos saludos y un gusto compartir con ustedes este MOOC!! Ojalá lo sintamos como este patio de una de las casas de Pablo Neruda…

Lorelí

#edcmooc | Mirar al futuro

En la semana 2 del #EDCMOOC nos propusieron considerar las metáforas como elemento de análisis de prácticas, discursos y sentimientos respecto de la red, las herramientas y nuestras actividades mediadas por estos artefactos.

¿Qué ideas respecto al futuro imagino, si considero este fenómeno creciente de apropiación tecnológica?Van algunas ideas:

  • Más personas cada vez más interconectadas: con más dispositivos al alcance y conexión a internet. Más habilidades digitales y prácticas de participación, creación y red.
  • Aparecerán más espacios personales, grupales y “medios independientes” que crean y/o difunden información, fomentan conversaciones…
  • Más y mejor oferta de educación en línea. Currículums más flexibles, donde se puede optar por tal o cual experiencia educativa a distancia, ya sea en formato de cursos o en otros formatos (quizás más atractivos, una red de investigadores, o de grupos con mismos ejes temáticos).
  • Escuelas con otro tipo de aulas.
  • Más oportunidades abiertas para aprender sin necesidad del aval de un sistema.
  • Más recursos abiertos disponibles, ese conocimiento de muchos abierto, y con otros y otras que enlazan esos contenidos y muestran rutas posibles para aprender.
  • El internet de las cosas en una lucha por estar más presente en el cotidiano, por otro lado tendríamos el consumismo y riesgo de control de estos nuevos sistemas. Registros al alcance, ¿de quién? ¿Para qué?

Si bien no aparecen elementos de total sorpresa, sí se revelan deseos relacionados con utopías (oportunidades de aprendizaje para todas y todos, mayor creatividad, transformación de la educación formal) y distopías (consumismo, tecnificación per se…). Sé que hay múltiples voces en estas ideas, producto de la reflexión que hemos compartido en la universidad donde colaboro.

Me pareció muy interesante recuperar esta dimensión de metáfora por el imaginario y la significación que trae consigo, además de la vista al futuro y la pregunta por el futuro que nosotros estamos creando. Internet, ¿salvación o destrucción? Es una lectura que ayuda a identificar en discursos periodísticos lo que se asume respecto de internet… para notar los riesgos de perspectivas deterministas o de falsa neutralidad al trabajar con estos temas.

Es indudable que trabajamos también desde resistencias e imaginarios, donde se cuelan ideas del futuro que viene para nosotros, para todas y todos. Gracias al video compartido esta semana, resalto la posibilidad de revolución social con los canales para una comunicación más horizontal, así como las preocupaciones por lo que esto traerá para nuestra mente (control, mejoría o estupidez) y para la vida cotidiana (registro y  privacidad) o política (registro para control de la mente y el cuerpo, inteligencia artificial que invade… Como dice Newits, “no podemos detener la señal” parafraseando una película de ciencia ficción… pero sí podemos reflexionar y ser críticos respecto a este “habitar la red”.

MOOCs, ¿oportunidad para el aprendizaje a lo largo de la vida y para la educación superior?

En el texto titulado “Massivness + Opennes = New Literacies of Participation”, Bonnie Stewart repasa un estudio realizado sobre el modelo conectivista de MOOCs y apunta varias afirmaciones muy interesantes, en términos de considerar su aporte para repensar el aprendizaje:

  • Las nuevas “habilidades digitales” (digital literacies) como esas destrezas puestas en juego en ambientes cuyo ethos se basa en la participación, colaboración y actividad distribuida (Lankshear & Knobel, 2007, en Stewart, 2013, p. 2). Por varias razones, apunta la experiencia de los MOOCs como un “caballo de troya” que puede llevar a las personas a experimentar un ambiente rico en oportunidades para una participación comprometida y entusiasta, a través de diferentes prácticas, donde un buen número de personas puede encontrarse, la experiencia está distribuida y son válidos los distintos roles que se asumen, además de que se fomenta la inclusión (ver cita anterior).
  • Hay distintos tipos de MOOCs. Todos tienen supuestos pedagógicos y conceptuales del aprendizaje, lo masivo y abierto. El contenido y la entrega de información puede ser el centro, o bien el aprendizaje como un proceso y el centro en la comunicación. Pareciera que el lente va poniendo énfasis en la participación, en la generación de nuevo conocimiento, más que en la “eficacia” y eficiencia de los MOOCs en términos tradicionales (ingreso, egreso, productos finales…).
  • Los MOOC, según el texto, son un “caballo de troya” que ofrece a las personas y a las instituciones que organizan la posibilidad de experimentar elementos del ambiente en red que pueden ayudar a desarrollar en las personas capacidades y competencias digitales, cuestionar supuestos del entorno formal (acceso, pago, número de estudiantes, roles de estudiante y profesor, evaluación y seguimiento, por qué se inscriben, la experiencia que toma cada estudiante), y, en el largo plazo, cambiar el concepto sociocultural de práctica digital. “Un ecosistema para desarrollar prácticas digitales”.

Otras de las frases me invitaron a considerar oportunidades para aprender a aprender en la red. Por ejemplo, considerar que hay un nivel de habilidades para participar en red, más concretas y específicas en el uso de herramientas, pero que la participación en escenarios como los MOOCs demandan éstas y otras habilidades más complejas, para participar, colaborar, sumo el seguir, crear significado en esta telaraña de dispersión y diversidad, de múltiples voces… Entonces, ¿qué tanto proponemos y experimento una situación contextualizada para desarrollar esas otras competencias digitales? ¿Qué procesos y prácticas podríamos proponer experimentar, en la universidad, con un sentido construido con otras y otros en la universidad? Participación y diálogo más que transmisión de información, imaginar posibilidades y probar más que querer dominar el medio.

Si bien la lectura habló de los MOOCs y se conectó con lo que he vivido en estos cursos (como exponerme a una “lluvia” de ideas de tweets, por ejemplo, o encontrar múltiples voces que ponen letra a mis pensamientos, a otros, que varían y trazan rutas distintas de las cuales aprendo), pensé en la experiencia en el curso de asignatura que doy, en las asesorías, en mi práctica cotidiana. En los pasos que vamos dando, en las capacidades a desarrollar en mí y en las y los participantes… en que no basta generar esa información de blogs sino el tejido, la participación comprometida y auténtica, para genera sentido y significado a partir de esa “abundancia” de voces en la red.

Volviendo a las metáforas, éste artículo me parece que se ubica en esta experiencia como una esperanza de transformación, una estrategia tácita, que, sin pretenderlo de todo, afectará el panorama de las prácticas digitales y de construcción de conocimiento, de materializar y vehicular la manifestación de la inteligencia colectiva. En este sentido, es una utopía y una imagen de salvación, de posible descubrimiento de otras maneras, otros mundos del aprendizaje o del aprendizaje en un mundo interconectado.

Por último, mi metáfora del aprendizaje en red sería un caleidoscopio, que cambia según el movimiento y la mirada de quien participa… de mil y un colores, en mil y un configuraciones posibles.

#edcmooc | Recomienza(o) la aventura de participar

A principios de este mes de noviembre, dio inicio la tercera “emisión” del MOOC: “E-learning and Digital Cultures”, de la Universidad de Edinburgo (aquí encontrarán una entrada con datos del MOOC en su tercera ronda). Estoy en la vuelta a participar y estaré compartiendo aquí las reflexiones como un registro, como un proceso… de huella acerca de este curso que me parece especialmente potente por la perspectiva analítica propuesta, acerca de las culturas digitales, el aprendizaje y la educación: pasado, presente y futuro, visiones utópicas y distópicas, miedos y metáforas… y más pistas que estaremos siguiendo.

Esta es mi reseña-reflexión de la actividad de la primera semana.

“Mirando al pasado” | Semana 1 #edcmooc

Al revisitar la lectura de Daniel Chandler, acerca del Determinismo Tecnológico, encuentro un denso entramado de antecedentes históricos y corrientes que han abordado la relación tecnología (en general) y desarrollo social. Argumentos a favor y en contra de varias afirmaciones. En el marco del #EDCMOOC y con la provocación de las utopías y distopías relacionadas con las ciberculturas y la educación en red, el artículo retoma la pregunta por el papel e incidencia en complejidad de las interacciones en la red internet, de los sistemas en sí, y la mediación de herramientas tecnológicas de comunicación e información.

Ante la pregunta de ecos presentes en actuales debates o experiencias educativas, puedo compartir lo siguiente:

  • El determinismo tecnológico atribuye a la tecnología de comunicación el primer motor o causa que provoca cambios en el patrón de organización social de las instituciones, grupos o personas. Esta tendencia puede verse reflejada en una frase muy general, como: “las tecnologías” han venido a transformar la educación y la manera de aprender. No niego los cambios y nuevas aperturas pero sí me pregunto por la complejidad de esto y por los procesos de apropiación y significación para que se concreten en cambios.
  • Cuando animamos a profesoras y profesores a explorar posibilidades, confío en que las interacciones en red aportan posibilidades o potencian elementos para la colaboración, la expresión, creación de contenidos, la construcción de conocimiento. Cada herramienta tiene sus affordances y características. Sin embargo, aquí veo un eco al “soft” determinismo tecnológico: “Weak(or softtechnological determinism, more widely accepted by scholars, claims that the presence of a particular communication technology is an  enabling or facilitating factor leading to potential opportunities which may or  may not be taken up in particular societies or periods (or that its absence is a  constraint) (Finnegan 1988, p. 38)”. Lo que creo que nos resguarda es esa tónica de “experimentación”, de proponer, repensar la pedagogía y probar…
  • Elementos como la supuesta neutralidad de los medios y la dimensión pública y privada de la participación e información, están en las preocupaciones de los profesores. La tensión entre la utopía de la democratización y horizontalidad, libertad en la red y la vigilancia, control y huella digital en el otro extremo de la distopía.
  • De una conversación en el foro de la primera semana rescato la reflexión de Theresa Calvini, una profesora acerca de la reificación de las ciencias con propósito de su enseñanza, esos edificios parecidos al film Thursday, desde donde observar y cuantificar la realidad. Ella dice:

“I see technology as being able to spark an element of ‘newness’ to students’ experience with the class, with their research and with their writing. For me, to imagine this possibility is the challenge.”

  • Un animismo o autonomía tecnológica, cuando decimos: “los demonios de las tecnologías”, o bien como el ejemplo, que fallan justo cuando más les necesitamos.
  • Escucho en las y los profesores esa posibilidad de igualar la participación, de abrir otros canales para la comunicación, y que suceden cuesitones distintas al aula. Estoy de acuerdo con Reinghold acerca de la interacción en red como otra línea de la vida, una que, como se discutió en el foro, no pone los prejuicios que generalmente usamos al entablar una relación face to face. Eso no significa que de hecho sea más auténtica
  • Sí, la utopía que nos ayudará a aprender de mejor manera, a organizarnos, a compartir acerca de nuestros temas de interés y modelarnos en esta inteligencia colectiva. Con una visión ética… que nos ayude a construir un mundo mejor, desde la diversidad, la apertura y el compromiso. Desde la imbricación entre la red internet y la vida ordinaria en la calle, en la familia, en el grupo, en clases, en todos lugares…
  • Lo que ha cambiado: multiplicidad de flujos de información, más personas produciendo, una importante presencia de interacción a través de plataformas de red social, la movilidad y conexión… Otras formas de representarnos…. https://www.facebook.com/video.php?v=10152918075214363&set=vb.89978919362&type=2&theater A propósito aquí está este video, Art Futura y la “Promesa digital”.

Comienza de nuevo este viaje por el propio pensamiento y el de otros y otras…

#EDCMOOC ¿Sobrevivir y aprender en un curso abierto?

Brevemente les comparto que sentí tristeza y cierta frustración al no poder seguir el ritmo del EDCMOOC, propuesto por la Universidad de Edimburgo, ofrecido desde coursera. Sin embargo quiero rescatar aspectos que me parecen importantes sobre la experiencia:

  1. De cómo sobrevivir a un MOOC. Una voz sabia me dijo que lo importante, o una competencia a desarrollar en esta vorágine de información, participación, recursos… era crear conexiones. ¿Con quiénes quiero compartir y según qué propósitos míos de aprendizaje, de vivencia? Las conexiones que perduran…
  2. Los materiales interesantes y detonadores. VIdeos que ejemplifican, que abren la reflexión, que ponen el acento en utopías o distopias sobre educación. Recursos sobre educación y sobre las ciberculturas o las culturas red. En especial me gustó mucho el texto de Johnston sobre metáforas e internet. Alcancé a reseñar algunos videos.
  3. Los ejes conceptuales utilizados. Me pareció especialmente potente el eje utopías y distopías sobre las prácticas mediadas por tecnologías, o en internet, o de la red. Me parece que los discursos y las prácticas llaman a unos y a otros, a esperanzas, sueños, anhelos y también temores sobre la internet, éstas herramientas tecnológicas y sus impactos en nosotros, en nuestro medio. El determinismo tecnológico y sus variantes me anima a estar alerta de mi propia palabra y de lo que nos comparten los y las profesoras en el día a día. ¿Cómo este determinismo limita nuestra agencia? ¿Cómo cuestionarlo? Asumir para construir… Aquí comparto el enlace al material compartido desde el EDCMOOC. Además, una vista al pasado “reciente”, al “futuro” y luego al ser humano y al transhumanismo. Regresamos a las preguntas básicas, ¿quiénes somos? ¿qué queremos?… ¿Cómo esto nos mueve, hacia dónde, para qué…?
  4. La inteligencia colectiva en acción. De pronto caos, de pronto me llegó la angustia de ver cómo, tras unas horas de iniciada la semana, ya existía actividad constante en los foros. Ni hablar de la comunidad de “estudiantes” (practicantes, diría yo), que desde meses antes armaron conversaciones, “artefactos conceptuales”, redes, grupos y comunidad para compartir, aprender y charlar sobre el EDCMOOC, los temas, creaciones y otros temas más (el idioma, por ejemplo y la ubicación fue un factor para reagruparnos, qué pasaba en otros MOOCs, compartir saber sobre herramientas “potentes” para la creación de artefactos digitales…, ayudar con tareas o indagaciones de sus estudios de maestría). Se produjo una cantidad infame de información, comentarios, conversaciones, artefactos, más de lo que había tiempo de procesar, mucho más. Elegir era una clave, tener preguntas, enfocarse… y compartir, no perderme de eso… Inteligencia colectiva, me queda claro que el todo fue más que la suma de las partes.
  5. Discusiones en Twitter. Organizadas por los y las participantes, en torno a cuatro preguntas clave (15 min. para cada una), con varios moderadores (encargados de Retwittear, comentar a los participantes, colocar la siguiente pregunta, sacar estadísticas…). Logré participar en dos de ellas y en una logré mantener, crear, hilos de conversación. Me propuse aportar en esa ronda, lo hice. Me sorprende esa lluvia de ideas intensa, continua, de acceder a otras “mentes” y preguntar, conversar, a una velocidad impresionante. La velocidad también es información, no sé quién dijo por ahí… Una memoria de esa participación, donde ubiqué a quiénes seguir, donde compartimos, está aquí. Estas conversaciones le daban mucha vida al proceso, así me parece. Motivación, compartir… ImagenMural, a un costado del GAM, Museo Gabriela Mistral. Santiago de Chile.
  6. Creación de artefactos, imágenes, videos, distintos elementos. Me gustó la integración de distintos tipos de elementos a la reflexión, videos, imágenes, artefactos creados por los y las estudiantes (énfasis en la creatividad, en el respeto a los derechos de autor, en el remix…). Ejemplo de padlet , Galería en Flickr sobre imágenes de utopías, distopías, reflexiones de los EDMOOCeros,
    Varios artefactos digitales creados por participantes del MOOC “E-learning and Digital Cultures” de la Universidad de Edimburgo, entrega final que recupera su reflexión: http://padlet.com/wall/edcmooc_artefact
  7. Asesoría y coevaluación de parte de los pares. La asesoría a la entrega final del artefacto se dio entre pares. ¿Qué tipo de mediación utilizaron?
  8. Sesiones sincrónicas. Interesantes los distintos puntos de vista desde los cuales los profesores y profesoras, sobre el MOOC numeralia, los grupos alrededor, los temas, lo que les llamó la atención de la interacción… un moderador, cuidando los tiempos. Lo que vendría en la siguiente semana.
  9. El Quad Blog. ¡Compañeros, discúlpenme! Ya no alcancé a seguirlos, pero agradezco sus comentarios. El Quad Blog como estrategia para dar seguimiento entre compañeros, enfocarse en un pequeño grupo y turnar las aportaciones. Da un poco más de seguridad que enfrentarse a la marea de miles de entradas de blog… aunque conviene no perderse de asomarse a otras experiencias.
  10. ¡Qué envidia! ¡Qué curiosidad! Ver lo que se produjo… ¿Qué resultará de ese experimento metodológico? Convocar a tanta gente… ¿qué fotografía les reflejó, qué mapas sobre la forma de intelegir, de practicar, de preguntarse, de percibir el aprendizaje, la red, lo abierto, la inteligencia colectiva, las ciberculturas?

Y la invitación a continuar. También a pararme en los zapatos de los y las otras, cuando ya vemos venir la ola de lo “no hecho” en los cursos virtuales, cuando el agobio le gana a la motivación. Valoro lo aprendido y la oportunidad de coincidir.

¡Seguimos!
Lorelí P.